Con dramático triunfo México mantiene el tercer lugar en el octagonal

La Selección mexicana de fútbol sigue complicándose su pase al mundial que se celebrará en Qatar, porque aun no logran acoplarse y las individuales son las que sacan al equipo adelante

El encuentro con Panamá mostró nuevamente estas deficiencias, de conjunto,  por lo que el triunfo se debe más a una valoración arbitral que al buen juego mostrado en la cancha.

Si bien, México buscó ser más ofensivo al arranque del encuentro, aquel entusiasmo se cortó por las aproximaciones y la propuesta del cuadro canalero.

Raúl Jiménez volvió al cuadro titular, pero sus impresiones fueron notables en la primera mitad, el delantero de los Wolves se perdió la jugada más clara no solo del partido, sino tal vez de la eliminatoria entera cuando desaprovechó una jugada frente al marco panameño, esto a pesar de que Alexis Vega lo escoltó en la ofensiva.

México dejó en evidencia que el balón parado sigue siendo una pesadilla, el gol en contra estuvo cera con un tiro libre que terminó con un disparo cruzado de Panamá que alcanzó a salvar con las costuras del guante Ochoa, seguido de un despeje de Herrera y una chilena en el área de Jiménez para sacar el balón de zona de peligro.

Con el peso de los resultados de los rivales, el triunfo de Estados Unidos y la victoria de Costa Rica que los mantiene con vida en el Octagonal Final, el Tri siguió adelante con el peor primer tiempo de la eliminatoria.

Godoy y Quintero fueron constantes al ataque, pero una descolgada de Alexis robó suspiros en las gradas, con un centro muy flojo que terminó en fuera de lugar.

El rostro del Tata no era más que de preocupación, ante un panamá mejor, que llego con mayor peligro, como aquel disparo de Bárcenas que inquieto a Ochoa y un medio campo mexicano importante ante el impreciso accionar de Héctor Herrera, la marea roja nulifico las esperanzas del Tri de refrescar el ataque con Jiménez, quien falló en una, dos, tres y más ocasiones, mismo caso para Lozano.

Dos disparos prometieron cambiar el rumbo del encuentro, ambos de zurda, uno de Jiménez que logró controlar Mejía y el otro de Eric Davies, pero ninguno rompió el cero en el marcador.

México reaccionó cuando Guardado encaró a la zaga rival, el ‘Principito’ por fin dejó clara su experiencia y jerarquía en el campo, con un servicio par Arteaga que tardó en hacerse presente por la banda izquierda, Jiménez remató sin éxito, pero este fue un breve destello de verticalidad en el equipo.

El mejor momento de México fue en la recta final del partido, algunas otras aproximaciones de Lozano y Jiménez que en conjunto no pudieron concretar, pero fue panamá quien estuvo cerca con el disparo de César Yanis, un tiro de otro encuentro que por poco se cuelga en el ángulo de la portería resguardada por Paco Memo.

No hay gol, con esas palabras arrancó el segundo tiempo, el festejo del Tri se frenó tras la revisión del VAR en una jugada mano a mano entre él y Davis, el balón salió del terreno de juego y el centro al área para el remate de Jiménez no contó.

La visita quiso aprovechar el descolón con un tiro de Rodríguez que obligó a Ochoa a lanzarse sobre su costado, pero fue un tiro de Alexis el que estuvo más cerca del poste de Mejía.

En un mano a mano con Amir Murillo, Lozano se llevó la peor parte y una lesión en el hombro derecho lo sacó del terreno de juego, los 2 mil aficionados apoyaron desde su trinchera con el cántico de El Chucky Lozano al jugador que abandonó el estadio en ambulancia.

El ingreso de Julián Araujo, Lainez y ‘Tecatito’ le dio mayor movilidad a la ofensiva, alternativas, una jugada de peligro culminó con un disparo cruzado de Vega que se fue por arriba de la portería de Panamá.

Cuando el reloj era el peor enemigo del Tri, con 78 minutos transcurridos llegó la jugada que le cambió la cara al encuentro, un penal sobre Diego Lainez. Abdiel Ayarza cometió una falta en el área sobre el juvenil del Real Betis y fue Raúl Jimenez quien lo cobró desde los once pasos.

Una vez más, como en el 2013 con aquella chilena extraordinaria, Jiménez salvó a México de un resultado desastroso ante Panamá. Raúl, que fue tan impreciso en el partido fue quien le dio el triunfo al tricolor, con ese tanto llegó a 28 con la Selección Mexicana y le dio un respiro a Martino en la Eliminatoria Mundialista.

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: