Sigue rondando el fantasma de la estanflación  

Por Víctor Barrera  

Todo indica que la crisis mundial continuara, por lo menos hasta el próximo verano, y esto podría provocar que muchas naciones caigan en estanflación, es decir tener altos niveles de inflación con un crecimiento económico muy bajo, resultado negativo para su población.  

México, lamentablemente está dentro de este grupo de países, y no es porque no se tenga la capacidad de producir, sino que todo muestra que este gobierno federal ha renunciado a lograr la recuperación económica tras la crisis del 2019 y que en 2020 se acentuó con una caída del Producto Interno Bruto (PIB, de 8.5 por ciento.  

En los próximos días conoceremos los resultados del comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB) de México y de Estados Unidos, esta ultima la economía número uno del mundo, pero todo apunta que no serán muy buenos.  

Si tomamos en cuenta los resultados durante el primer trimestre del año, la economía de Estados Unidos presentó una contracción de 0.4 por ciento, mientras que México el resultado fue positivo de 1.6 por ciento. 

Sin embargo, deberemos resaltar que en los siguientes dos meses los crecimientos económicos apenas alcanzaron, en promedio 0.1 por ciento, por lo que se el crecimiento para el primer semestre será no mayor al punto porcentual.  

A esto debemos sumarle que los altos índices de inflación, siguieron golpeando en nuestro país al sector laboral y esto provocó la perdida de medio millón de ellos y a su vez la contracción en la producción.  

A esto deberemos sumar que, en Estados Unidos, para detener la presión inflacionaria, la Reserva Federal (FED), elevo sus tasas de interés, la última en 75 puntos base. México, por consecuencia tuvo que aplicar una medida espejo y elevo en el mismo rango sus tasas de interés. Esta medida también contrae la producción.  

Se dice que los mercados bursátiles se adelantan a estos resultados y, si atendemos esto. los mercados han observado una toma de utilidades, que significa una caída importante en sus principales índices. El Standard & Poor’s 500 (S&P 500) en el mes de junio mostró una caída de más de 8 por ciento y acumula en todo este primer semestre una baja de 21 por ciento.   

Tan solo ayer los diferentes indicadores bursátiles estadounidenses, europeos y de paso los mexicanos, se apuntaban pérdidas de entre 2 y 3 por ciento, porque las evidencias apuntan a que, efectivamente, podría anunciarse un dato negativo del segundo trimestre del año.  

Estas caídas bursátiles de los últimos meses, y en especial de ayer, anticipan que este verano será de expectativas negativas y esteremos posiblemente ya situándonos en un panorama que aterroriza a todos, la estanflación, que repito es alta inflación con estancamiento económico.  

De nada servirá que la calificadora Standard  & Poor´s haya modificado su percepción de la economía mexicana, si el gobierno no aplica políticas públicas para fortalecer a los sectores productivos y crea también un ambiente propicio para las inversiones de certidumbre jurídica y seguridad pública.  

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: