Ante los signos de estancamiento económico el gobierno debe actuar de inmediato. 

Por Víctor Barrera 

Ya se dio la alianza que conformo el Plan contra la inflación y la carestía, programa que tiene un límite y este es de seis meses, para luego realizar una revisión y si es necesario continuarlo o desparecerlo totalmente. 

Sin embargo, existe otro problema que hasta al momento, el gobierno federal, no le ha tomada la importancia que debe tener y es la caída de la economía nacional y aún más el estancamiento que empieza a establecerse. 

Esto debe ser preocupante, porque si uno de los ejes principales de este gobierno federal es trabajar para los que menos tienen y sacarlos de la pobreza a través de una mejor calidad de vida debería existir una política económica para ello. 

Pero para alcanzar este objetivo, hasta donde sabemos, debe existir un ambiente favorable para las inversiones y la creación de empleos en todos niveles de productividad. 

De lo contrario seguiremos el camino de la poca productividad y el estancamiento total. 

Pero en la 4T las expectativas de un nuevo momento de evolución económica se topan ante el libre mercado y quizás por ello persiste la negativa de tomar medidas significativas de apoyo a los sectores productivos, así lo vivimos durante el tiempo más culminante de la pandemia, lo que llevo al cierre de cientos de miles de actividades, empresas y fuentes de trabajo, por resultar “no esenciales”.   

El resultado de esto fue una caída de más de 8 por ciento del Producto Interno Bruto en 2020, eliminando el avance, de los “crecimientos mediocres” registrados entre 2010 y 2018.  

Entonces si vamos a las cifras per cápita por habitante hasta el 2001, se estima que este es de 3.7 por ciento si se compara al año 2000, lo que deja un promedio de 0.018 por ciento en lo que va del siglo, y esto es prácticamente cero, de acuerdo a los Estudios Económicos de la OCDE, recientemente publicados. 

Esto realmente es un fracaso para un gobierno que prometió cambiar las cosas y mejorar la calidad de vida de todos los mexicanos, principalmente los pobres. 

Es por todo esto que se hace necesario que el gobierno dé a conocer sus estimaciones para lo que resta de su administración y evitar con ello que se confirme que este sexenio será realmente perdido y que no pudimos avanzar económicamente en nada y los daños colaterales, pobreza e inseguridad siguieron persistiendo y en crecimiento. 

Esto ha afectado directamente la vida de mucha gente y ponen en riesgo su futuro. Urge que el Congreso de la Unión convoque al secretario de Hacienda para que informe, exponga como van a hacerle para evitar el estancamiento económico. 

Los mexicanos deberemos entender, que, hasta ahora, la forma de gobierno de la 4T, es malo y pone en riesgo la economía nacional y por supuesto el presente y futuro de los que habitamos México. 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: