Tras la caída en el segundo trimestre del año, la economía mexicana ha retrocedido nueve años; es decir, la contracción nos sitúa con el mismo Producto Interno Bruto (PIB), del que teníamos en 2011, advirtió la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

La realidad mexicana sigue  sorprendiendo a la mayoría de la gente,  menos al titular del Ejecutivo Federal y a su equipo, que aún  siguen sin reconocer que el problema existe y que para dar una solución certera debe aceptarse esto y trabajar en función a ello.